Tipos de Calderas

Cuando hablamos de calderas que generan agua caliente y calefacción, la cantidad de opciones disponibles en el mercado es tal, que creemos necesario detenernos a revisar cada tipo para ayudarte a entender mejor su funcionamiento y elegir la que más te convenga.

Los diferentes tipos de calderas que existen en el mercado clasificados por 9 criterios distintos:

Calderas Madrid por tipo de combustible

  • Calderas Eléctricas: son las que se alimentan de energía eléctrica para producir agua caliente y calefacción.
    De acuerdo a la potencia que requieren para operar se subdividen en: calderas de corriente monofásica 220v (estas son las que necesitan menos potencia para funcionar), y calderas de corriente trifásica 380v (las que necesitan una acometida eléctrica más potente).
  • Calderas a Gas: se refiere tanto a las que funcionan con gas natural o gas propano, como con gasoil. Para proveer eficientemente calefacción y agua caliente necesitan que el suministro de gas tenga la presión y caudal suficiente al momento de llegar a la rampa de quemadores de la caldera. Estas características (caudal y presión) varían de acuerdo al tipo de gas.
  • Calderas de Biomasa: estos equipos funcionan con biocombustibles, es decir, combustibles que provienen de la reutilización de masas vegetales y maderas, así como del reciclaje de materiales procedentes de las actividades industriales. Los modelos más innovadores del mercado son las calderas para policombustibles; se trata de calderas de biomasa capaces de funcionar con diferentes biocombustibles.

Los biocombustibles más comúnmente utilizados por las calderas de biomasa, son: pellets, leña, cáscara de almendra y hueso de aceituna.

  • Calderas por tipo de sujeción:

    • Calderas Murales: estos equipos se instalan en la pared, perpendicularmente al suelo.
    • Caderas de pie o suelo: como su nombre lo indica, se trata de calderas que se apoyan en el suelo o sobre una estructura de obra, que las levanta unos centímetros del nivel del piso.
  • Calderas por tipo de cámara de combustión:

    • Calderas de cámara abierta: son equipos que absorben el oxígeno de la habitación donde se encuentran, y realizan el proceso de combustión en contacto con el ambiente. Es por ello que requiren la instalación de rejillas de aportación de aire y una adecuada ventilación de la estancia.
    • Calderas de cámara presurizada: cuentan con un quemador que aprovecha el aire de la habitación donde se encuentran instaladas y presuriza la cámara de combustión, con el objeto de disminuir las pérdidas de carga de la caldera. La cámara de combustión tiene forma cónica.
    • Calderas de cámara estanca: en este tipo de equipos, la cámara de la caldera no entra en contacto con el ambiente del recinto, sino que lo obtienen desde el exterior del inmueble.
  • Calderas clasificadas por tipo de evacuación de gases:

    • Calderas de evacuación por Tiro Natural: estos equipos aplican las leyes de la física, pues aprovechan las diferentes densidades de los gases de acuerdo a su temperatura, para el proceso de evacuación. Las calderas de evacuación por Tiro Natural cuentan con un conducto que las comunica con el exterior de la vivienda, a través del cual se expulsan los productos de combustión. Estos dispositivos son siempre de cámara abierta.
    • Calderas de evacuación por Tiro Forzado: Las calderas de Tiro Forzado cuentan con un ventilador/extractor integrado que permite evacuan los gases quemados al exterior. Estos equipos pueden tener cámara de combustión abierta o cámara de combustión estanca. Para evitar confusiones, se suele llamar a las calderas con cámara de combustión abierta y evacuación de gases por tiro forzado, calderas de tiro forzado; mientras que a las de cámara estanca y evacuación de gases por tiro forzado se les llama calderas estancas.
  • Calderas por temperatura de trabajo:

    • Calderas de baja temperatura:estos equipos funcionan con temperaturas de impulsión menores a los 60ºC. Su uso es principalmente doméstico y en actividades del sector terciario. Están diseñadas para trabajar con sistemas de calefacción de baja temperatura, como el suelo radiante, por ejemplo.
    • Calderas de media temperatura: calderas que operan con temperaturas de impulsión entre 50ºC y 90ºC. En esta categoría se ubican la mayoría de las calderas utilizadas en los hogares.
    • Calderas de alta temperatura: Las temperaturas de impulsión superan los 90º C. Este tipo de calderas se utiliza, fundamentalmente, en procesos industriales.
  • Calderas por potencia:

    • Calderas con potencia hasta los 25 Kw: cuando se utilizan para la producción de agua caliente sanitaria, esta clase de dispositivos sólo permiten surtir de agua caliente a un punto, es decir a un solo grifo. Si se usan para calefacción, pueden suplir las necesidades de climatización de viviendas de hasta 150 metros cuadrados, tanto con radiadores de agua como con suelo radiante.
    • Calderas con potencia de más de 25 Kw y hasta 35 Kw: son también equipos de uso doméstico, pero ofrecen mejores dotaciones de agua caliente. Incluso en los meses de invierno, cuando el agua que llega por las tuberías tienen una temperatura más baja, son capaces de desarrollar la potencia necesaria para producir una determinada cantidad de agua caliente por minuto. Usadas a máxima potencia pueden climatizar superficies muy amplias, y son compatibles con todo tipo de sistemas hidráulicos de calefacción.
    • Calderas con potencia superiores a 35 Kw y menores de 70 kw: equipos de buena potencia, que se usan, generalmente, para instalaciones domésticas de tipo medio. Pueden calefaccionar superficies extensas y, simultáneamente, generar agua caliente sanitaria para abastecer varios puntos de consumo, con un caudal generoso.
    • Calderas con potencias superiores a 70 Kw y hasta 250 kw: el uso de este tipo de equipos suele responder a la necesidad de atender circuitos de calefacción centralizados, así como redes de producción de agua caliente que surten a varias viviendas. Es decir, son capaces de abastecer a toda una comunidad de vecinos.
    • Calderas con potencias superiores a 250 Kw: las calderas conpotencia superior a 250 Kw están orientadas al mercado industrial, comercial, hotelero y naval. Se trata de sistemas diseñados para surtir de agua caliente sanitaria y calefacción a proyectos de gran envergadura.
  • Calderas clasificadas por su sistema de producción de agua caliente y calefacción:

    • Calderas de solo calefacción: la función de estos sistemas se limita a la generación de calefacción. Sin embargo, estos equipos pueden convertirse en calderas mixtas, mediante la instalación de válvulas externas de tres vías, con un depósito de almacenamiento que cuente con un intercambiador de agua caliente sanitaria.
    • Calderas mixtas: dado que estos dispositivos cuentan con una válvula de tres vías en su interior, son capaces de producir agua caliente sanitaria y, al mismo tiempo, alimentar el sistema de calefacción. Sin embargo, cuando ambos servicios estén en uso, la prioridad de la caldera será atender las demandas de agua caliente.
    • Calderas mixtas con acumulación de agua caliente integrada: estos equipos poseen en su interior una acumulador de agua caliente, que puede contener desde 20 hasta 60 litros, por lo que pueden surtir varios puntos de consumo simultáneamente, sin afectar el sistema de calefacción. Por sus buenas prestaciones y el poco espacio que ocupan, son muy demandadas en la actualidad.
  • Calderas por su nivel de contaminación:

Todas las calderas emiten cierta cantidad de gases, producto de la combustión. El grado de contaminación que generan dependerá del tipo de combustible utilizado, así como del proceso de ignición que se efectúa en la caldera.

Las calderas domésticas se consideran atmosféricas, pues todas necesitan de la presencia de oxígeno en la cámara de combustión, tanto si se trata de calderas de cámara de abierta o estanca.

  • Las calderas clasificadas por el criterio de nivel de contaminación se agrupan en 4 tipos debido su tipo de combustión:

  • Calderas de tiro natural: son las más contaminantes y menos eficientes. De hecho, paulatinamiente están siendo prohibidas en las distintas Comunidades Autónomas.
  • Calderas estancas: aunque son muy seguras, gracias a sus características de combustión y funcionamiento, su eficiencia no es óptima. Por eso son equipos que continúan en funcionamiento, pero que ya no se instalan con mucha frecuencia, pues han sido sustituídos por sus versiones mejoradas, como pueden ser la caldera de Bajo NOx y la caldera de condensación. A la larga, es muy probable que las calderas estancas sean también prohibidas, en pos de lograr una mayor eficiencia energética, que se adecúe a las exigencias del espacio europeo.
  • Calderas de Bajo NOx: este tipo de dispositivos podrían ser considerados como un subgrupo dentro de las calderas estancas, en función de su estructura. Sin embargo, las calderas de Bajo NOx establecen un límite a las emisiones de óxidos nitrosos a la atmósfera, establecido en un máximo de 750mg por kw de potencia que tenga la caldera y hora de funcionamiento. Para lograr este rendimiento se han empleado diversas tecnolgías, como por ejemplo, el refrigerado de las llamas en la rampa de quemadores: esto permite reducir su temperatura y, en consecuencia, minimizar las emisiones de óxidos nitrosos.
  • Calderas de Condensación: estas calderas aunan a las características de las de Bajo NOx, su capacidad para aprovechar el vapor y calor latente producido por la combustión de los gases, aportándolo al circuito de producción de agua caliente y calefacción de la caldera. Con esta tecnología es posible ahorrar hasta un 33% de energía, en comparación con las calderas que no son de condensación. Asímismo, reducen drásticamente las emisiones de CO2 (Dióxido de Carbono) a la atmosfera. Por estas razones, son el tipo de calderas recomendado por las autoridades energéticas de la Unión Europea, en su afán por promover el ahorro de energía y la disminución de emisiones contaminantes.

Calderas clasificadas por precio:

Sustituir una caldera o hacer una instalación nueva es una inversión que debe planificarse, no sólo por sus costos, sino también porque se trata de equipos que tienen una larga vida útil y deberíamos apuntar a su vigencia. El presupuesto ha de considerar, aparte del precio de la caldera, los montos correspondientes al servicio de instalación. Estos son muy dispares, pues se determinarán en función de las características y condiciones del inmueble donde se vaya a colocar.

Con respecto a los precios de las calderas, una búsqueda en internet nos puede dar una noción bastante precisa del costo de los equipos, e incluso hay páginas que nos permiten hacer una comparativa, en función de sus prestaciones.

Para la siguiente clasificación de precio sólo hemos considerado el costo de la caldera, pues como hemos mencionado, el prespuesto de instalación tiene que ser elaborado a medida.

En términos generales podemos establecer dos rangos de demanda de calderas domésticas. Si bien hay muchas marcas en el mercado, y todas ofrecen garantías sobre su producto, las variaciones de precios generalmente estan determinadas por las prestaciones que ofrecen y la capacidad de ahorro energético que pueden generar. Ambas características dependen de la tecnología utilizada para su desarrollo y fabricación. Pero en cuanto a confiabilidad, en realidad la mayoría de las marcas, incluso las más económicas, tienen un buen respaldo. Prestaciones y capacidad de ahorro tienen relación directa con su tecnología y por tanto con su precio.

Lamentablemente no podemos decir lo mismo de las empresas instaladoras de calderas, pues no siempre lo ofrecido se corresponde con la realidad, y cuando contratamos a personal inexperto podemos incurrir incluso en gastos mayores, pues será necesario reparar los desperfectos causados por una instalación defectuosa. Además, suponen un riesgo para la salud y la vida, tanto de los clientes como de sus vecinos. De allí nuestro consejo de recurrir sólo a personal técnico capacitado, que pueda demostrar su experiencia y credenciales.

Dicho todo lo anterior, empecemos pues con la guía de precios

En la categoría de calderas hasta 35 Kw de potencia, para la generación de calefacción y agua caliente sanitaria, el público demuestra preferencia por ciertas marcas que perciben como de mayor calidad. En este grupo podemos encontrar firmas como Saunier Duval, Vaillant y Junkers. En conjunto, estas tres empresas concentran el 75% de las ventas e instalaciones de calderas de una ciudad como Madrid. Y este es un mercado nada desdeñable, pues las estimaciones indican que se venden alrededor de 70.000 unidades cada año.

Precios hasta 25 kw de potencia 1.300 € hasta 1.500 €
Precios desde 25 Kw hasta 30 Kw 1.650 € hasta 1.850 €
Precios desde 30 Kw hasta 40 Kw 1.900 € hasta 2.850 €

Estos costos son orientativos y pueden variar en cualquier momento, tanto por ofertas y promociones específicas, como por evolución tecnológica o ajuste de precios. El otro 25% de calderas de uso frecuente en Madrid se distribuye entre marcas como Manaut, Ferroli, BaxiRoca, Beretta, Chaffoteaux, Viessman, Biasi, Fagor y Wolf principalmente.

Precios hasta 25 kw de potencia 900 € hasta 1.150 €
Precios desde 25 Kw hasta 30 Kw 1.300 € hasta 1.600 €
Precios desde 30 Kw hasta 40 Kw 1.700 € hasta 1.900 €

Si aún tienes dudas o quieres plantear un caso puntual, visita nuestro foro de calderas. Igualmente, si deseas conocer en detalle algún modelo específico de caldera o necesitas saber cuál es el que más te conviene, pincha aquí. Y si prefieres una atención personalizada, contáctanos y nuestro equipo técnico podrá asesorarte y hacer un presupuesto a tu medida, sin compromiso.

Cuando llega el invierno todos queremos disponer de agua caliente y de calefacción, pero realmente sabemos cómo funcionan? En que se diferencian los calentadores de las calderas? Comencemos por aclarar los términos.

Un calentador permite disponer de agua caliente, en tanto que una caldera es capaz de calentar el agua sanitaria pero también de proporcionar calefacción a un ambiente.

Para su funcionamiento requieren quemar combustible, ya sea este propano, butano, gasóleo o gas natural. Dependiendo de la manera de evacuar el humo, se denominan de la manera siguiente:

  • Atmosféricos: conforme a las normativas vigentes desde el año 2010 ya no pueden instalarse. El oxígeno necesario para la combustión es tomado del lugar donde están instalados y lo evacuan hacia el exterior.
  • Tiro Forzado: Son las que disponen de un ventilador para forzar la extracción de gases hacia el exterior.
  • Estancos: la combustión del combustible ocurre dentro de una cámara cerrada, por lo que el aire necesario proviene del exterior y la evacuación de gases es apoyada mediante un ventilador.
  • Bajo NOx: Es  similar en cuanto a toma de aire y extracción de gases a una estanca convencional, pero incluye sistemas para reducir las emisiones
  • Condensación: son capaces de generar calor quemando el combustible a menor temperatura por lo cual tienen un rendimiento superior. Expulsan humos de bajo Nox, por lo que son menos contaminantes.

Adicionalmente existen otras características que pueden diferenciarlas.

Las más antiguas requerían tener un piloto encendido continuamente, con lo cual se elevaba el consumo, las actuales ya no disponen de él. Conforme a si lo tienen o no, se denominan con llama piloto o sin llama piloto.

También pueden ser con microacumulación o sin  microacumulación, dependiendo de si cuentan con un depósito para almacenar el agua caliente o no. El principal beneficio de las primeras es que siempre habrá agua caliente al abrir el grifo, pero la desventaja es que consumen más.