Como elegir entre calderas de gas o gasoil

Para calentar los distintos ambientes de la casa y también el agua sanitaria,  lo más eficiente y cómodo es utilizar una caldera. Existen distintos tipos de calderas, dependiendo del tipo de combustible que utilicen, del espacio donde se colocarán y del uso al que serán destinadas.

Tipos de calderas según el uso

Al interior de una caldera se produce un proceso de combustión de gas. Cuando este combustible se quema, calienta el agua que la caldera contiene adentro y la convierte en vapor, siendo este el encargado de calentar los ambientes de una propiedad al salir del depósito de la caldera.

La caldera cumple dos funciones:

  1. Brindar calefacción al hogar
  2. Proporcionar agua caliente a la casa.

Es por ello que se llaman calderas mixtas y son las de uso común en los hogares.

Otro tipo de calderas que también se utilizan corrientemente son las llamadas instantáneas o de microacumulación. Ellas cuentan con pequeños depósitos de agua o microacumuladores que contienen entre 3 y 5 litros de agua caliente, por lo que al abrir el grifo inmediatamente saldrá agua caliente, sin ser necesario derrocharla hasta obtener la de la temperatura deseada. Son estas las indicadas para viviendas que disponen de más de 3 baños.

¿Qué debo considerar al momento de elegir una caldera?

 Hay algunas cosas esenciales a tomar en cuenta cuando de seleccionar una caldera se trata:

  1. La tipología de la vivienda donde se instalará, pues los requerimientos de un piso son con toda seguridad distintos a los de una casa.
  2. El tipo de combustible del que se dispone ya que aún hay zonas donde no llega el gas natural y existen otros inmuebles sin el espacio requerido para instalar un depósito de gasoil.
  3. El número de baños y la disposición de duchas o bañeras en cada uno, es otro elemento esencial, puesto que de ello dependerá la cantidad de agua caliente que necesitará la vivienda.
  4. La ubicación geográfica y el aislamiento térmico del inmueble también condicionarán el tipo de caldera a elegir ya que la temperatura exterior influye en la climatización interna.

Tipología de calderas conforme al combustible que usan

El combustible que alimentará una caldera, generalmente viene determinado por el que se encuentra a disponibilidad en la vivienda o en la zona de residencia. Se encuentran los tipos siguientes:

  1. Las calderas de gas, pueden utilizar dos tipos de gas:
  • El gas natural, que es el que llega a las viviendas a través de tuberías y que para asegurar un correcto funcionamiento, especialmente cuando ya se encuentra cerca la temporada de invierno, es recomendable someterlas a revisión anualmente, además de asegurar una adecuada ventilación. Su principal ventaja es ser el combustible que generara la menor cantidad de emisiones
  • El gas butano o gas propano, que es como se conoce al gas butano cuando es canalizado. Este tipo de calderas son las que se utilizan en las viviendas vacacionales o en las que no se requiere del uso de mucha calefacción
  1. Las calderas de gasoil que son las utilizadas en los lugares donde no llega el gas mediante la red de tuberías, por lo que es imprescindible disponer del espacio suficiente para ubicar un depósito donde almacenar el gasoil. Usualmente se colocan en las viviendas unifamiliares y aunque presentan las ventajas de calentar rápidamente y de no requerir casi mantenimiento, también tiene la desventaja de ser las que emiten la mayor cantidad de emisiones al ambiente.

En función del uso al que se someterán, las calderas de gasoil pueden clasificarse en:

Calderas de gasoil por acumulación: que son las indicadas para las viviendas que requieren contar con agua caliente en forma inmediata, nada más abrir el grifo.

Las calderas de gasoil instantáneas: que son las que consumen combustible tan solo cuando se necesita agua caliente o encender la calefacción, por lo que el consumo energético es mucho menor que en las anteriores.

Modelos de Calderas según el tipo de combustión

Se dividen en Atmosféricas y Estancas:

Las atmosféricas: que son las calderas que toman el aire del ambiente donde se encuentran emplazadas y evacuación los gases generados durante la combustión a través de la salida de gases o conducto de evacuación (Chimenea). Desde el año 2010 está prohibida la fabricación.

Las calderas estancas: Son aquellas en las que el proceso de combustión ocurre en una cámara herméticamente cerrada. Toman el aire necesario del exterior, y expulsan los gases que se producen con la ayuda de un tiro forzado instalado en el conducto de evacuación. También dentro de esta tipología hay diversos subtipos:

  • Calderas Convencionales: Se encuentran prohibidas por la normativa europea ErP debido a que no son eficientes y emiten una gran cantidad de gases. Las autoridades procuran el retiro y la sustitución por cualquiera de las dos descritas a continuación.
  • Calderas de Bajo Nox:Los niveles de  emisión de óxidos de nitrógeno son bajos por lo que tiene un menor impacto ambiental.
  • Calderas de Condensación:Son las más eficientes, debido a que su sistema permite la reutilización de cerca del 11% del calor de condensación, en consecuencia tienen un rendimiento energético que puede sobrepasar el 100% y generan un ahorro de combustible de entre el 20% y el 30% Requieren un desagüe para la evacuación del agua condensada

Otra ventaja además del ahorro es la posibilidad de instalar un dispositivo alternativo de energía solar, con lo cual el consumo de energía se reduciría y en consecuencia la factura mensual también. Y el hecho de que algunas comunidades autónomas tienes planes de subvención o de ayudas para aquellos usuarios que quieran cambiar su caldera por una de condensación, fomentando de este modo su instalación.

Tipología de Calderas según la colocación:

Básicamente hay dos tipos: las calderas de pie, que generalmente son a gasoil y ocupan más espacio ya que el depósito se apoya en el suelo; y las calderas murales que se sujetan  a las paredes, por lo que ocupan un espacio menor.  Utilizan gas natural o gas propano y  Son las que habitualmente se colocan en los pisos.

¿Qué potencia necesito que tenga mi caldera?

La selección de la caldera debe estar en concordancia con el tamaño de la vivienda y el número de baños. Adquirir una caldera de una potencia superior a la de los requerimientos del inmueble significaría una subutilización de la misma y ocasionaría un gasto innecesario ya que no podría ser aprovechada conforme a su potencialidad.

A continuación se presenta una tabla orientativa para la elección de una caldera para una vivienda.

Superficie en m2 Número de cuartos de baño Potencia en agua caliente sanitaria Potencia en calefacción
Hasta 100 m2 1 24 kW 24 kW
Hasta 180 m2 2 28 kW 24 kW
Hasta 180 m2 3 35 kW 28 kW
Más de 180 m2 Más de 3 35 kW + Microacumulador 30 kW

 ¿Cómo identificar los modelos más eficientes?

 La mejor forma de saber cuál es la caldera más eficiente es revisar la etiqueta energética que obligatoriamente traen todas aquellas cuya potencia supere los 70 kW. Entenderlo será fácil ya que el nivel de eficiencia se identifica mediante un código compuesto de letras y colores, las más eficientes combinan el color verde con la letra A, en tanto que las que presentan una menor eficiencia tienen color rojo y la letra G.

Unos últimos consejos para ahorrar con el uso de la caldera

  • Ajusta la temperatura a lo que resulte conveniente para estar en casa con ropa apropiada para la temporada. Recuerda que por cada grado adicional de temperatura, el consumo de energía se incrementa en un 7 %. Lo recomendable es mantener la temperatura entre 19°C y 21°C durante el día y en la noche bajarla a los 17°C.
  • Optimiza el rendimiento: Coloca un crono termostato, ya que ellos permiten optimizar el rendimiento de la calefacción al gestionar el apagado y encendido de la caldera en forma automática, conforme a la temperatura de la vivienda.
  • Usa los detectores: Colocar detectores que alerten ante una fuga de gas siempre será recomendable.

Los avances tecnológicos han hecho realidad el control de la caldera mediante un teléfono inteligente, gracias a la inclusión de un termostato wifi en la propia caldera o mediante la instalación de los independientes que son compatibles con varios de los modelos existentes en el mercado.

Unos últimos puntos clave a conocer sobre las calderas:

  • Las calderas solo deberán ser instaladas por técnicos calificados.
  • Cada 5 años la instalación de gas será revisada por la empresa suministradora.
  • Es obligatoria la revisión bienal de las calderas de gas
  • Las calderas de gasoil deberán ser revisadas anualmente conforme a la Ley
  • Es conveniente en todo caso la revisión anual de las calderas de gas, aunque la Ley no obligue a ello.