Instalador de calderas electricas Madrid

Las calderas electicas son aquellas que utilizan la electricidad como fuente de energía para el proceso de calentar el agua sanitaria y para brindar calefacción a los ambientes. Dependiendo de su potencia serán de corriente monofásica (220v) o trifásica (380v).

No existe diferencia en cuanto a la función entre una caldera de gas y una eléctrica, ya que ambas cumplen el mismo fin, proporcionar calor al ambiente y calentar el agua, lo que si cambia es la forma de conexión.  Las primeras requieren, además de conexiones al agua sanitaria y al gas,  de elementos que permitan la expulsión de gases y la ventilación, en tanto que las segundas requieren conexión al sistema de aguas y a la electricidad, así como de disponer de sistemas de radiadores o suelo radiante para lograr llevar el calor a los ambientes

Beneficios de las calderas eléctricas.

Las calderas eléctricas han comenzado a hacerse populares entre los consumidores, las razones obedecen a los múltiples beneficios que aportan, entre ellos destacan los siguientes

  • Pueden instalarse en cualquier tipo de inmuebles, tanto en viviendas como en locales o industrias.
  • Se eliminan los inconvenientes y el riesgo de las fugas y pérdidas de gas, así como también de los peligros de intoxicación por monóxido de carbono, derivados del mal funcionamiento del sistema de extracción de gases o de la falta de mantenimiento de la caldera.
  • Son fácilmente adaptables a los requerimientos de los consumidores pues es posible conseguirlas en varias potencias y capacidades.
  • Para su instalación tan solo se requiere que el inmueble cuente con suministro eléctrico.
  • El diseño de la mayoría, cumple con estándares de estética pudiendo ser incorporadas en casi cualquier ambiente.
  • Conforme a la información disponible, el rendimiento de una caldera eléctrica está por encima del 90%, al no desperdiciar el calor que generan en la expulsión de gases.
  • Son amigables con el medio ambiente, tanto por su mayor rendimiento como por no emitir emisiones a la atmosfera.

Y si te preocupa el gasto en la factura eléctrica, pues este estará asociado a la potencia y al costo del servicio en la zona donde se instale,  pero también a un funcionamiento correcto del termostato, pues es este el encargado de mantener el gasto de calor en el nivel adecuado.

Las razones para decantarse por una caldera eléctrica están a la vista de todos, por lo que cada día más frecuentemente son las  elegidas por los particulares, las empresas y las industrias que buscan eficiencia energética, estética, seguridad y conservación del ambiente.