Instalador de calderas de condensacion Madrid

Las calderas de condensación en Madrid son equipos que exceden por mucho las características de las calderas convencionales de gas. Por ser la condensación una tecnología que ofrece un alto rendimiento, es también el sistema que emite menos CO2, por lo que se convierte en una alternativa amigable con el medio ambiente. Asimismo, permite significativos ahorros, pues las instalaciones de gas y agua caliente requerirán un menor aporte energético para funcionar correctamente.  Gracias al aprovechamiento de la mayor parte del calor, que en otros mecanismos se transforma en vapor de agua y se desperdicia, las calderas de condensación ofrecen un rendimiento que permite consumir entre un 15 y un 30% menos de gas.

Instalacion de calderas de condensacion en Madrid

Tanto en instalaciones de radiadores como en las de suelo radiante, las calderas de condensación generan una reducción importante del requerimiento de combustible. Incluso, cuanto mayor sea el consumo de calefacción, más rentable es su uso pues su eficiencia se optimiza cuando la instalación opera a bajas temperaturas (40-60ºC).

¿Cómo funciona una caldera de condensación?

Tecnología eBUS

El uso del protocolo de comunicación e-BUS como tecnología de control de nuestras calderas permite una transmisión de información más sencilla entre el termostato y la caldera, lo cual simplifica la instalación, evitando la necesidad de conexiones por cable y las obras.

Los termostatos modulantes con tecnología e-BUS ajustan el calor emitido por los radiadores u otros equipos, a las requerimientos reales del inmueble, graduándolo en función de la temperatura del exterior. Este preciso control permite regular perfectamente el suministro energético a la demanda de calor, ajustándolo a las necesidades de cada momento, lo cual reduce significativamente el consumo energético y, por ende, el costo de la factura de gas.

Pero esta disminución del consumo no sólo tiene impacto económico, sino que a la vez implica una emisión menor de CO2, lo cual convierte a las calderas de condensación en sistemas más ecológicos. Asimismo, también se aprecia una menor emisión de NOx, óxidos de nitrógeno, que son los responsables de grandes daños ambientales, como por ejemplo, la lluvia ácida.

Reparacion de calderas de condensacion Madrid

¿Es rentable con radiadores?

Comparadas con cualquier otro tipo de calderas, las de condensación han demostrado un 5% más de eficiencia. Esto se debe a que estos equipos han incorporado nuevas tecnologías uqe optimizan su desempeño, incluso cuando las condiciones de funcionamiento disten mucho de las ideales.

Por otra parte, conviene recordar que los radiadores deben ajustarse a una temperatura tiba, que es la más adecuada para mantener un ambiente confortable en las viviendas; sin embargo, con mucha frecuencia desatendemos esta recomendación, sobredimensionando su requerimiento energético durante la mayor parte del día. Cuando los regulamos correctamente favoremos la condensación y será posible obtener aún mayores ahorros.

¿Cuándo condensa una caldera de condensación?

Si tomamos como referencia las temperaturas exteriores promedio del invierno en Madrid, cualquier instalación de este tipo estará trabajando a temperaturas algo menores (con los radiadores regulados a un calor moderado), por lo que la caldera estará condensando la mayor parte del tiempo, ofreciendo un rendimiento considerablemente superior al de las calderas convencionales. En iguales condiciones de poder calorífico, una caldera de condensación estaría operando de esta forma el 82% del tiempo. Esto se traduce, además, en un mayor confort ambiental. Se aconseja instalar una sonda exterior o termostato autoadaptativo modulante con las calderas, para mejorar su eficiencia.

¿Cuáles son sus ventajas?

El principal beneficio que se obtienen con las calderas de condensación comparadas con las convencionales de gas, es su mayor eficiencia, pues permiten obtener un mejor rendimiento del equipo, con un consumo reducido de combustibles fósiles. Esto trae como consecuencia una menor cantidad de emisiones de CO2 y un considerable ahorro en la factura de gas.

Consejos prácticos de ahorro

  • Ventilar la vivienda por un tiempo máximo de 5 minutos, el cual será suficiente para renovar el aire, sin afectar la inercia del equipo.
  • Utilizar termostatos programables, convenientemente ubicados, para regular la temperatura.
  • Mantener la temperatura interior de la vivienda en un mínimo de 18ºC, incluso durante los periodos en los que no se utilice la calefacción.
  • Mantener bajas las persianas en las habitaciones vacías o no ocupadas.
  • Permitir el correcto flujo y distribución del calor, evitando cubrir los radiadores u obstaculizar la distribución del aire. Para ello conviene dejar espacio libre alrededor y sobre los equipos.