¿Cada cuánto debo revisar mi caldera?

La caldera debe revisarse cada dos años. Aunque el Real Decreto 238/2013 publicado en abril de ese año, introdujo un cambio en la frecuencia de la revisión obligatoria para las calderas de gas domésticas, es decir aquellas con una potencia inferior o igual a los 70 KW, a dos años. Sin embargo aún existe mucha confusión al respecto y todavía es posible encontrar empresas que continúan ofreciendo servicios de mantenimiento anual, a los fines de dar cumplimiento a la Ley.

En vista que el consumidor es el responsable de asegurarse de dar cumplimiento a la ley, ya que no existe la obligatoriedad de tener un contrato de mantenimiento con una de las empresas habilitadas, cuando la potencia de la caldera se encuentra por debajo de los 70 KW, resulta conveniente señalar los periodos que aplican para cada caso en particular:

  • las instalaciones de calefacción de electricidad, gasóleo y otras, con potencia por debajo de los 70 KW, aún deben someterse a la revisión anual
  • las instalaciones térmicas de los locales comerciales, los centros comunitarios y las de las viviendas particulares, que cuenten con una piscina térmica o con un spa, al tener una potencia por encima de los 70 KW deben ser revisadas mensualmente
  • En el caso de los calentadores de agua caliente que funcionen a gas, si la potencia se encuentra entre los 24,4 y los 70Kw es obligatoria la revisión bienal y por último
  • Una revisión cada cinco años es obligatoria para los calentadores de agua de gas, con potencia por debajo de los 24,4 KW

Para cumplir con las revisiones obligatorias lo indicado es solicitar el servicio a una empresa de mantenimiento de calderas habilitadas y sufragar el costo, por lo que lo más conveniente es solicitar previamente un presupuesto.

En cuanto a las instalaciones de gas en general, la revisión obligatoria es cada cinco años, para lo cual la empresa distribuidora avisará al cliente que será visitado por un técnico acreditado para realizar la inspección en su inmueble y que el costo le será incluido en la próxima facturación. En esta visita se validará el cumplimiento de la normativa aplicable tanto en las zonas comunes como en las particulares. Quedan exceptuados de esta revisión aquellos inmuebles cuyo suministro de gas no es por tubería sino envasado.