Preguntas Frecuentes

¿Es posible hoy en día instalar una caldera que no sea de condensación?

En teoría si, puesto que la Ley solo hace referencia a la fabricación de calderas de bajo Nox, así que si consigue una en venta el algún almacén o tienda especializada podría instalarla. La realidad es que estos productos salieron de circulación y difícilmente encontrará una. Además, ¿porque instalar una caldera que no sea de condensación si estas tiene un mejor rendimiento y son más amigables con el medio ambiente?

¿Al sustituir mi caldera es obligatoria la emisión de un certificado?

 Si, la empresa que realiza la sustitución de la caldera debe emitir un certificado y entregártelo ya que el mismo puede ser solicitado por las empresas distribuidoras de gas.

¿Si instalo una caldera de condensación puedo utilizar la salida de gases de mi anterior caldera estanco?

No. La salida de gases de las calderas de condensación tiene características diferentes a la de la estanco, entre ellas destacan la pendiente y la necesidad de incorporar en el interior un tubo de polipropileno para evitar la oxidación y el consecuente deterioro.

¿Existe una  longitud máxima para la salida de gases de una caldera?

La longitud indicada para la salida de gases de una caldera varía conforme al modelo del cual se trate. En las especificaciones del fabricante se consigue la información específica. Además el técnico instalador podrá indicarte si la salida de la que dispones es muy larga o si la misma se ve reducida por la necesidad de realizar algún desvío.

¿Al cambiar la caldera puedo eliminar las rejillas de la cocina?

Al instalar una caldera nueva, Solamente podrás eliminar las rejillas en el caso de que ninguno de los otros aparatos funcione a gas.

¿Puedo utilizar el termostato que ya tengo instalado?

Aunque en principio la respuesta sería que sí, la recomendación es utilizar un termostato modulante,  de la misma marca que la caldera, ya que al mantenerse en comunicación constante con ella pueden proporcionar un ahorro importante de energía a través del ajuste de la llama conforme a la necesidad real.

¿Es necesario purgar anualmente los radiadores?

El radiador solo debe ser purgado cuando presenta algún cambio, por ejemplo se vuelve ruidoso o ya no calienta tan bien como antes. Las calderas tienen un purgador automático que les permite descargar el aire que se produce por la descomposición del agua en hidrogeno y oxígeno, debido a la electrólisis. Puede ocurrir especialmente en los radiadores nuevos, que al generar volúmenes muy altos de aire el purgador no pueda liberarlo completamente y entonces sea necesario purgarlo. Pero si el radiador está funcionando bien, calienta adecuadamente y es silencioso, entonces  no requiere de la purga.

¿Es necesario cambiar el agua del circuito de calefacción con el objeto de limpiarlo internamente?

No. Aunque el agua de los radiadores puede parecer sucia a primera vista, ella tiene la particularidad de haber perdido todo el oxígeno por lo que no es capaz de producir oxidación. En cambio si esta se sustituye por agua nueva, comenzará de nuevo el proceso de producción de aire y entonces tal vez se haga necesario purgar la caldera.

¿La Ley obliga a tener un contrato de mantenimiento?

No. La ley no obliga a mantener un contrato de mantenimiento, lo que si estipula es la obligatoriedad de hacer una revisión cada dos años y que la misma sea realizada por una empresa autorizada que pueda entregar un certificado. Muchas de las empresas que ofrecen contratos de mantenimiento, incluyen la revisión obligatoria dentro del alcance de los mismos, por lo que seguramente de allí proviene la confusión.

¿Ahorro más si en invierno mantengo la calefacción encendida durante todo el día?

Seguramente has escuchado que si mantienes la calefacción encendida continuamente ahorrarás en la factura de gas. La verdad es que si bien es cierto que cuando la casa se enfría para volver a alcanzar una temperatura de confort la caldera necesitará quemar más combustible por lo que aumentará el gasto, también es verdad que esa aseveración tiene sentido solo si durante el día algunas personas permanecen en el hogar y resulta adecuado mantener una temperatura confortable a través de un termostato modulante.  Pero si por el contrario durante largas horas no estará nadie en casa, carece de sentido dejarla encendida todo el día.

¿Quién es el responsable de reparar la fuga de gas en mi instalación?

Si has tenido un problema con una fuga de gas en casa y quieres saber quién es el responsable de reparar la avería de su instalación, la normativa vigente es muy clara sobre este punto. Así, la Ley de Servicios de Gas N°323, de 1931, del Ministerio del Interior, en su artículo 41, establece que son los propietarios de la instalación de gas los responsables de velar por el cumplimiento de las normas técnicas y reglamentos que se estipulan en dicha ley. De acuerdo al artículo 34 del Reglamento de Instalaciones Interiores y Medidores de gas, aprobado mediante el  el Decreto Supremo N°66, de 2007, “los propietarios de las instalaciones interiores de gas, una vez efectuada la inscripción de su declaración en la Superintendencia, deberán velar por su buen estado de conservación, incluyendo las protecciones de los cilindros de GLP y conjuntos medidor o regulador de servicio y medidor, según corresponda”. Adicionalmente, en el artículo 37 indica:  “para un correcto y seguro funcionamiento de las instalaciones interiores de gas, los propietarios de éstas deberán encomendar su mantenimiento e intervención, a personal competente e instaladores de gas de la clase correspondiente, con licencia vigente otorgada por la Superintendencia, ya sea de la empresa distribuidora de gas o servicio técnico de los artefactos o equipos de gas”. Es por ello que en el caso de una fuga de gas, las compañías distribuidoras están exentas de toda responsabilidad y deben ser los propietarios del inmueble quienes asuman la reparación de la avería.