Se enciende un piloto en mi caldera, ¿qué está pasando?

Para responder a esta pregunta, lo primero será cerciorarse bien del modelo de caldera y de la marca a la que pertenece, ya que ello determinará lo que realmente está pasando. Que el piloto se encienda puede deberse a distintas cosas, de ahí que sea tan importante conocer bien la caldera y buscar información en función del tipo que sea. Recurrir a las instrucciones, a los datos del fabricante y a los matices del aparato será sin duda fundamental.

Por ejemplo, si tomamos como ejemplo las calderas Manaut, podemos saber algunas causas y consecuencias sobre que el piloto se active. Y es que, en estas calderas, el piloto rojo cuando se enciende nos señala que el aparato ha quedado bloqueado; en este caso, no habrá que ponerse nerviosos ni caer en la preocupación, ya que bastará con presionar el botón de reposición, que se situará justo al lado de la luz que se ha encendido.

El piloto de bloqueo puede encenderse en otra situación desagradable, que sería cuando la caldera y los quemadores se ponen en funcionamiento pero pasados unos diez segundos se acaban parando. Lo mejor aquí sería ponerse en manos de profesionales, de expertos, de técnicos, de operarios expertos en la materia; habría que tener muy claro que en la conexión a la red que alimenta con electricidad debe velarse por que la correspondencia de la Fase (L) se produzca con el hilo marrón, mientras que el Neutro (N) se correspondería con el hilo azul.

Cuando veamos que el piloto no esté activo y parpadeando, tal vez la caldera se encuentre desenchufada o se aboque a un problema técnico que nada tengo que ver con el propio aparato; en este caso sería positivo que el piloto siguiera encendido. Puede estar pasando que la caldera no esté recibiendo la alimentación eléctrica que debería estar tomando.

No obstante, si el piloto rojo de bloqueo de la caldera se enciende, habrá que afrontar una serie de faenas: comprobar el estado en el que se encuentra la salida de humos, revisar el termostato de ambiente o estar pendientes de todas las posibles causas de que el sistema de seguridad se haya activado (presencia de una temperatura excesiva, falta de control de tiro, falta de agua, avería en el sensor de la temperatura, etc.). Como decíamos líneas más arriba, la mejor solución siempre la ofrecerá un profesional serio y cualificado; sin embargo, revisar la caldera y tener los conocimientos pertinentes para no alarmarse y operar con solvencia son cosas que no están de más.

Por tanto, habría que tener claro que ese piloto que se ha encendido podría suponer que el sistema de la caldera se ha bloqueado. Partiendo de esta premisa, y tomando ahora como referencia las calderas Viessmann, la luz roja puede significar que se estén produciendo problemas de sondas, ante lo que habría que quitarle tensión a la caldera durante algo menos de diez minutos; puede darse el caso incluso de que el bloqueo se haya producido sin ningún motivo descifrable. Acudir a una ferretería a por una sonda sería tal vez una solución provisional.

Si nos centramos ahora en las calderas Ferroli, el hecho de que se les encienda la luz roja quiere decir que no arrancarán de manera automática; y cuando arranquen de manera manual, funcionarán pero se detendrán pasados unos segundos. En esta situación, sería recomendable llevar a cabo la revisión de la fotocélula, ver si en realidad está sucia; no hay que olvidar que la fotocélula se trata de un accesorio situado en uno de los cables que se adentran en el huevo de la línea de pulverización. Y es que puede estar ocurriendo que la fotocélula esté sucia y que la luz no esté llegando al sensor.

Sin embargo, como hemos ido comentando al principio de esta entrada, lo primero que hay que tener claro es que, si no sabemos la marca y el modelo exacto de la caldera, será muy difícil saber qué está pasando en el aparato cuando se encienda el piloto. También podría tratarse de un problema de baja presión, de un conducto obstruido o de falta de agua en el mecanismo (en este último caso habría que ir metiendo un poco más de agua por medio de un pequeño grifo que se abre maniobrando por debajo del aparato).

Serán los expertos en el campo de las calderas los que darán con la tecla de lo que ocurre cuando el piloto está encendido; ellos serán quienes también pondrán a disposición del cliente las recetas precisas y las soluciones más eficaces. Avisar a los profesionales de mantenimiento si se cuenta con un seguro también será algo bien avenido. Y es que no podemos olvidarnos de que las calderas operan con algo tan delicado y peligroso como el gas o el gasoil, de ahí que todas las precauciones que se tomen sean pocas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *