Tipos y Marcas de Calderas

Tipos de calderas domésticas y su diferencia con los calentadores: calefacción y agua

¿Se averió el calentador de tu casa y necesitas sustituirlo? ¿Estás pensando en cambiar tu caldera por un sistema más eficiente? ¿Tienes un problema de cañerías y requieres un servicio para desatascar tuberías? En todas estas situaciones pueden ayudarte los fontaneros de urgencia. Pero además, estos especialistas son los profesionales indicados para ayudarte en todo tipo de instalaciones de sistemas de climatización. Si lo que te interesa es conocer qué tipos de calderas hay en el mercado, para elegir la que mejor se adapte a tus necesidades, sigue leyendo, pues en este artículo te ofrecemos algunas orientaciones básicas. Y es que sabemos que sustituir una caldera representa una inversión importante, no sólo por su costo, sino por la durabilidad que esperamos obtener del equipo. A continuación haremos un repaso por las diferentes alternativas de calderas y calentadores, explicando brevemente su funcionamiento y principales ventajas.

¿Cuál es la diferencia entre caldera y calentador?

Muchos tipos de calderas cumplen una doble función: proveer agua caliente y climatizar los espacios comerciales o de vivienda. Ambos son servicios fundamentales, sin los cuales nuesrta cotidianidad se vería sensiblemente afectada. Todos en alguna ocasión nos hemos quedado sin agua caliente, y nos hemos visto en la necesidad de recurrir a amigos o familiares para tomar una ducha tibia en invierno. Es una situación muy incómoda, que amerita una rápida solución. Si es tu caso y necesitas servicios de fontanería urgente en Madrid, no dudes en contactar con nosotros, que a la brevedad posible acudiremos en tu auxilio.

La mayoría de las instalaciones cuentan con calderas de gas natural, que brindan calefacción y agua caliente, pues son los sistemas más comunes. No obstante, hay otras fuentes de energía que pueden operar con distintos tipos de calderas. Algunos equipos se alimentan con gas propano, gas butano, electricidad o gasoil. Asimismo, también podemos encontrar calderas que únicamente se destinan a surtir el sistema de calefacción.

Por su parte, los calentadores de agua son equipos específicos para cumplir esta función, llevando agua caliente a los grifos, sin conectarse con los radiadores u otros sistemas de calefacción. Al igual que las calderas, existen calentadores que operan con energía eléctrica o alguno de los tipos de gas ya mencionados: butano, propano o natural.

Hasta aquí creo que vamos bien, ya queda clara la diferencia entre ambos mecanismos. Pero la cosa se complica un poco, debido a la gran variedad de calderas disponibles en el mercado. Por eso ahora vamos a detallar los distintos tipos de calderas que existen.

Calderas atmosféricas clásicas: casi en desuso

Estas son las más antiguas y actualmente se utilizan muy poco. De hecho, la normativa ha prohibido la instalación de estos equipos desde el año 2010. Lo que sucede es que aún se permite que las calderas instaladas con antelación a esa fecha, sigan funcionando. Pero, ¿por qué se han prohibido? Pues sucede que las calderas atmosféricas toman el oxígeno que requieren para la combustión del gas del lugar donde están ubicadas. Esto supone un riesgo si las condiciones de ventilación de la estancia no son las adecuadas, pues la calidad del aire se verá afectada. Incluso cuando estos sistemas eran los más populares, no se permitía la instalación de calderas atmosféricas en dormitorios ni cuartos de baño. Por regla general, estos equipos requieren una salida de humos que debe estar ubicada a cierta altura.

Calderas estancas de gas natural o calderas de calefacción: las más utilizadas hoy en día

En la actualidad las calderas estancas son las más utilizadas. Por lo general funcionan con gas natural, y constituyen una buena alternativa, porque la mayoría cumple con la doble función de climatizar y surtir de agua caliente a toda la vivienda. Sin duda es una ventaja contar con un único sistema que provea ambos servicios. A eso debemos sumar la seguridad y limpieza que este sistema ofrece, dado que la cámara donde se realiza la combustión de gas está sellada, evitando que el dióxido de carbono producido por la combustión contamine el aire de la habitación donde la caldera está situada. Estas calderas se surten de oxígeno del exterior del inmueble, a través de un conducto de ventilación que también permite eliminar las emisiones generadas.

Una de sus principales características es que ofrecen un buen rendimiento energético y producen cantidades mínimas de óxido de nitrógeno (NOx). Si quieres saber cómo afecta a la salud inhalar estas emisiones, descúbrelo aquí.

Por lo general estos equipos se ubican en las cocinas, aunque dada su seguridad, pueden colocarse en cualquier estancia.

Caldera mixta estanca: agua caliente y buena temperatura para el hogar

Como ya hemos comentado, casi todas las calderas estanacas son mixtas, es decir abastecen de agua caliente los grifos del hogar, al tiempo que surten de energía a los radiadores o suelos, cuando se activa el sistema de calefacción.

Otros tipos de calderas estancas: simples

Pero aunque no desees cambiar el sistema de calentamiento de agua de tu hogar, no tienes que renunciar a las calderas estancas, pues también hay equipos simples, que sólo poseen un circuito, destinado a abastecer a los radiadores. Es decir, sólo proveerán la energía necesaria para el sistema de calefacción. Si por el contrario dispones de este tipo de mecanismo y deseas unificar en solo sistema ambas funcionalidades, puedes contactar un servicio de fontanería profesional, que se encargue de amplir el circuito y añadir la instalación del agua caliente.

Además de clasificarse según su funcionalidad, las calderas estancas se dividen en diferentes tipos, de acuerdo a sus prestaciones. Por ejemplo, podemos encontrar:

Calderas de condensación: funcionamiento

Son equipos muy eficientes, que aprovechan el calor producido por el vapor condensado dentro de la caldera, para producir calor. En consecuencia, generan una menor cantidad de CO2 y apenas emiten NOx, responsable de efectos ambientales, como la lluvia ácida. Se trata, pues, de sistemas muy amigables con el medio ambiente, que además ofrecen un alto rendimiento y bajo consumo energético.

Calderas de gas con acumulador

Lo que distingue a estas calderas es el depósito que les permite almacenar agua caliente, de forma tal que, al abrir el grifo, inmediatamente podamos recibir agua atemperada, sin necesidad de esperar un tiempo a que alcance la temperatura adecuada.

Mantenimiento de todos los tipos de calderas para evitar averías y accidentes

Independientemente del tipo de caldera que tengas instalada, es importante realizar revisiones periódicas para verificar el perfecto funcionamiento del equipo y todos su componentes. Como regla básica se aconseja comprobar anualmente estos dispositivos, aunque no presenten señales de avería.

El técnico especializado deberá verificar:

  • El correcto encendido y apagado de la llama.
  • La ausencia de residuos de combustible en el quemador. En caso de ser necesario, deberá limpiarlo.
  • El funcionamiento de los conductos de ventilación. Si llegara a detectar alguna falla o interrupción del flujo de aire, la primera medida a tomar será la limpieza del circuito.

Calderas eficientes a través de un uso responsable

La eficiencia energética es un problema de todos y es por ello que cada uno de nosotros debe actuar a favor de un uso más eficiente de la energía disponible. Esto redundará en un mejor futuro y en un ahorro considerable de dinero. Con cualquiera de los equipos que hemos analizado en este artículo podemos lograr reducciones de consumo energético considerables, sólo será necesario tomar algunas simples medidas:

  • Control de la temperatura: podemos encontrar desde sistemas paracontrolar manualmente la temperatura del agua y de la calefacción, hasta termostatos y mecanismos de climatización que se pueden conectar a la caldera para garantizar que se mantenga a una temperatura tibia. Incluso, hoy en día hay dispositivos que funcionan a través de wifi, que nos permiten controlar el sistema a distancia.
    • Por ejemplo, hay aparatos que pueden detectar una fuga de gas y emitir una alerta. Esto no solamente será importante en términos de ahorro, sino, sobre todo, por nuestra seguridad.
  • Algunos hábitos sencillos pueden marcar una gran diferencia en el ahorro por calefacción, como por ejemplo:
    • Mantener las ventanas cerradas mientras que el sistema está operativo.
    • Instalar en nuestra vivienda dobles ventanas y falsos techos de escayola, pues esto permite conservar el calor dentro de las habitaciones. También son eficaces para aislar el hogar del calor del verano.
    • Sustituir las duchas con agua caliente, por baños con agua templada. Además de ser más saludables y beneficiosos para la piel, contribuirán a reducir el consumo de gas.

¿Necesitas consejos o reparaciones en alguno de los diferentes tipos de calderas?

En instalador de gas Madrid estamos a tu disposición si necesitas ayuda con la instalación de calderas o la reparación de averías. Contamos con un equipo de profesionales expertos, que conocen en detalle las características y ventajas de cada tipo de calderas. No dudes en consultarnos, sin ningún compromiso, que  gustosamente te asesoraremos acerca de la instalación más adecuada para tus necesidades. Y si tienes algún inconveniente con el sistema ya instalado, pues también podemos ofrecerte nuestros servicios de reparación de averías. Llámanos y deja que los mejores especialistas nos encarguemos de tu confort.